Al norte de Castellón, en la zona del Baix Maestrat está Canet lo Roig, tierra de olivos. Desde los tiempos romanos han habitado por todo el término. Prueba de ello es que aún quedan árboles milenarios vivos y dando producción. El Señor de los Olivos se dedica a podar y seleccionar las ramas para secarlas y posteriormente transformarlas en las piezas que podéis apreciar bien por las fotos de la web o en los mercados artesanos donde esté presente.